Categories
BLOG

planta cannabis

Determinantes del sexo en la planta de cannabis

Tanto la genética como el medio ambiente contribuyen a determinar del sexo de una planta de cannabis. Muchos cultivadores se centran en las condiciones de cultivo para evitar el hermafroditismo, pero la genética es igualmente importante.

El Cannabis sativa L. es una planta dioica; es decir, los sexos masculino y femenino se expresan en plantas separadas. Dicho esto, se sabe que se producen algunos casos de hermafroditismo. El componente psicoactivo, el más buscado de la planta, se genera en las flores femeninas. Por lo tanto, saber diferenciar entre plantas masculinas y femeninas es esencial para cualquier operación de cultivo, tanto comercial como doméstica.

Las plantas masculinas de cannabis también tienen su propósito. Incluso aunque los cogollos no se cosechen para la venta o el consumo, las plantas masculinas resultan imprescindibles para los programas de reproducción. Por ello, los cultivadores y los obtentores deben conocer las diferencias entre las plantas masculinas y femeninas y las condiciones que determinan su sexo, especialmente para evitar el hermafroditismo.

¿Qué factores influyen en el sexo de una planta de cannabis?

Los elementos que determinan el sexo de las plantas de cannabis y su funcionamiento son un asunto ampliamente debatido por los cultivadores de cannabis de todo el mundo.

La determinación del sexo en los seres humanos es muy sencilla: el hombre, que posee los cromosomas X e Y, puede aportar o no un cromosoma Y al embrión. Si lo hace, el bebé nace varón. De lo contrario, el bebé nace hembra. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que, en condiciones estresantes, es más probable que el hombre produzca espermatozoides que contengan cromosomas X.

En embriones humanos, un solo cromosoma X y un solo cromosoma Y denotan un macho (XY). Dos cromosomas X denotan una hembra (XX). La combinación de la genética del óvulo y el esperma crea una célula diploide, que contiene dos cromosomas.

En el caso del cannabis, las cosas son un poco más complicadas. Si bien se ha identificado que el cannabis tiene células diploides, algunos investigadores han producido plantas tetraploides de cannabis con el fin de mejorar sus cualidades médicas. Las células tetraploides contienen cuatro cromosomas X o Y (XXXX, XXXY, XXYY, XYYY o YYYY). Sin embargo, es poco probable que la tetraploidía se produzca en el cannabis de forma natural.

En términos generales, en los mamíferos, el sexo se determina al nacer, sin que las condiciones de desarrollo interfieran en el sexo físico. Por ejemplo, incluso bajo circunstancias estresantes, un órgano reproductor femenino no se convertirá en un órgano reproductor masculino. En cambio, en el caso del cannabis sí que se produce este fenómeno. Por lo tanto, la composición genética de la semilla no es el único factor involucrado en la determinación del sexo de las plantas de marihuana.

Por ello, algunos cultivadores de cannabis dan más importancia a las condiciones de cultivo. Bajo condiciones de crecimiento extremas o pobres, se produce un predominio de las plantas masculinas. Esto no es tan descabellado, ya que el objetivo principal de una planta de cannabis es procrear.

Esencialmente, el hecho de que una planta masculina crezca bajo condiciones adversas supone un mecanismo de defensa para la planta de cannabis, ya que un macho puede polinizar cientos de plantas femeninas. El efecto de las condiciones de crecimiento en las plantas masculinas y femeninas se analizará más adelante en este artículo.

Así pues, en lo que respecta al cultivo de cannabis, tanto la naturaleza (genética) como el cultivo (condiciones de crecimiento) influyen en el sexo de la planta de cannabis. Pero, ¿cuál es exactamente su mecánica?

Publicación relacionada

Marihuana y sexo: lo que el subidón puede hacer por ti

1. Naturaleza: el papel de la genética de las semillas

Si bien las condiciones de crecimiento desempeñan un papel esencial a la hora de determinar el sexo de las plantas de cannabis, las semillas también contienen abundante información genética. Si se dan las condiciones óptimas de crecimiento, la genética de la semilla será la que determine el sexo de la planta.

Los botánicos e investigadores de este estudio de 2004 identificaron fragmentos de secuenciación genética que determinan el sexo de las plantas masculinas y femeninas. También se identificaron ciertos fragmentos de genes que pueden contribuir al desarrollo de plantas hermafroditas. En cualquier caso, los resultados de este estudio demuestran que la genética de la planta influye a la hora de determinar su sexo. La asignación a un sexo específico tiene lugar en el momento de brotar las hojas del cuarto nudo.

Cabe recordar que esto no es lo mismo que determinar el sexo de una planta como cultivador. Los cultivadores no necesitan material de identificación genética para saber si sus plantas son masculinas o femeninas, sino que pueden observar ciertos señales en la vida temprana de la planta para determinar su sexo.

2. Cultivo: condiciones de crecimiento y feminización

La feminización de las semillas de cannabis es un ejemplo perfecto de cómo las condiciones de cultivo también están intrínsecamente relacionadas con el sexo final de una planta. La feminización consiste en tomar una planta femenina y convertirla en hermafrodita creando estresores ambientales. En ese momento, ciertas flores femeninas comenzarán a producir polen, que luego se podrá utilizar para polinizar la misma planta. El producto final será una semilla feminizada.

Publicación relacionada

La Evolución del Cannabis Sativa y el Ancestro del Cannabis

¿Qué factores externos pueden afectar al sexo que manifiesta la planta de cannabis?

  • Estrés

En general, las plantas sometidas a estrés alrededor de 3 semanas durante la vegetación tienen más probabilidades de manifestar la genética masculina. Si se le produce estrés más adelante, durante la vegetación o la floración, la planta podrá verse forzada al hermafroditismo.

  • Humedad elevada

Cuando la humedad excede la cantidad óptima para el cannabis, es más probable que se desarrollen plantas masculinas. En condiciones con menos humedad relativa, es más probable que se desarrollen plantas femeninas.

  • Humedad del suelo

Curiosamente, la humedad del suelo es otra condición ambiental que puede afectar al sexo de una planta de cannabis. En un suelo que contenga muy poca humedad, es más probable que se desarrolle una planta masculina.

Cuanto más cálido sea el ambiente, más probable será que se desarrolle una planta masculina. Sin embargo, dicho esto, es posible que este estresor esté relacionado con el fotoperíodo. En climas más cálidos, los días suelen ser más largos y las noches más cortas, y el efecto de la temperatura está estrechamente vinculado con el fotoperíodo.

  • Espectro de luz

En los programas de cultivo en interiores, el cultivador puede elegir el color del espectro de luz. Cuanta más luz azul contenga el espectro, mayor será la probabilidad de que se desarrollen plantas femeninas.

Finalmente, el fotoperíodo es una condición ambiental relevante que puede afectar al sexo. La presencia de menos horas de luz durante el día suele producir más plantas femeninas, mientras que la exposición prolongada a la luz suele generar más plantas masculinas.

Básicamente, el cultivador puede forzar una planta femenina desarrollada a convertirse en hermafrodita mediante ajustes en el medio ambiente. Los cambios en el fotoperíodo, el aumento de la temperatura, la cosecha tardía o la fertilización excesiva pueden hacer que una planta femenina se convierta en hermafrodita. Dicho esto, el hermafroditismo también puede producirse debido a la genética, ya que algunas variedades son más propensas al hermafroditismo que otras.

Cuando las plantas se mantienen en el entorno óptimo adecuado para su genética, suele haber escasas probabilidades de hermafroditismo, salvo que la semilla sea genéticamente propensa a ello. Por este motivo, los cultivadores deben prestar la máxima atención al entorno de cultivo para evitar el hermafroditismo.

En definitiva, puede decirse que, como casi siempre ocurre, no son la naturaleza ni el cultivo los factores que determinan el sexo de la planta de cannabis, sino que este se decide mediante una combinación de la genética y del medio ambiente.

¿La genética es el único determinante del sexo del cannabis, o también influyen las condiciones de crecimiento? Más información en este artículo.

Las Partes de la Planta de Cannabis

¿Puedes nombrar todas las partes de la planta de cannabis? ¿Puedes explicar lo que hace cada una? ¿Te gustaría poder hacerlo? Este artículo te ofrece una introducción a la anatomía de una planta de cannabis, y tanto si eres un jardinero novato como un jardinero con más experiencia, ¡esperamos que te resulte entretenido e interesante!

Raíces

Aspecto:

Las raíces de las plantas de cannabis son largas, blancas y crecen en una masa enredada directamente desde la base de la planta. La raíz principal y más gruesa se llama raíz primaria y es la primera raíz que aparece cuando la semilla germina. Ese pequeño hilo se desarrolla en el sistema principal de soporte de vida subterráneo para toda la planta.

La raíz primaria, y las raíces principales, terminan en lo que se conoce como la punta o ápice de la raíz, que está rodeada por la caliptra o cofia. La caliptra es una masa de células que protege la punta hipersensible de las raíces, y también le dice a la planta cuál es el camino hacia abajo: ¡una de las razones por las que es importante tener mucho cuidado con los extremos de las raíces!

Las raíces del cannabis que crecen en un ángulo más o menos perpendicular desde la raíz primaria se llaman raíces laterales. Todo el sistema de raíces está cubierto con una capa de finos pelos blancos de la raíz, tan pequeños que pueden parecer una capa de pelo corta y sedosa. Aunque individualmente son muy pequeños, su área de superficie combinada es mucho más grande de lo que parece a primera vista. Esto aumenta significativamente la cantidad de agua y nutrientes que se pueden absorber.

Papel que desempeña en el ciclo de vida de las plantas de cannabis:

Las raíces del cannabis absorben los minerales, nutrientes y agua del sustrato que la planta necesita para la fotosíntesis, y almacenan energía en forma de almidones y azúcares producidos por la fotosíntesis. El agua es absorbida por las raíces del cannabis en el tercio inferior del sistema radicular, pero nunca deben dejarse en un sustrato saturado de agua ya que pueden ahogarse en cuestión de horas.

El oxígeno es absorbido por las raíces especializadas situadas en el tercio superior del sistema de raíces. Luego, se usa para convertir el almidón almacenado nuevamente en energía. Esto resulta particularmente importante durante el período de floración, cuando la cantidad de fotosíntesis que puede ocurrir está limitada por el ciclo de luz de 12/12, por lo que la planta depende de la energía almacenada para crear flores grandes y saludables.

Naturalmente, la otra función vital del sistema de raíces de la planta de cannabis es mantenerla firmemente anclada en su sustrato. En suelo directamente, algunas variedades, como Durban, son capaces de echar raíces de hasta dos metros de largo, y otras, como Hindu Kush, pueden crear una red que resistirá pequeñas tormentas.

¡Las raíces de las plantas de cannabis tienen más usos de los que muchos cultivadores creen! Tradicionalmente, se cree que tienen propiedades medicinales a pesar de contener solo niveles minúsculos de cannabinoides, y se han utilizado en infusiones, cataplasmas e incluso zumos. Este artículo profundiza en los muchos usos de las raíces de cannabis. Y como consejo final, uno de nuestros comentaristas aconseja que las raíces salgan en Luna Nueva, ya que es cuando todo lo bueno está presente en las cantidades más altas; este es un consejo recibido del pueblo bereber de Marruecos, que utilizan con frecuencia las raíces del cannabis.

Publicación relacionada

Cómo Identificar las 7 Carencias Más Frecuentes de las Plantas de Cannabis Mediante las Hojas

Tallo y ramas

Aspecto:

Los tallos sanos de la planta de cannabis pueden oscilar entre el color verde lima vivo y el burdeos oscuro. En las primeras etapas de crecimiento, es normal que tengan un aspecto un poco escamoso, porque el ritmo de crecimiento supera la capacidad de estiramiento de la piel exterior. Al hacer una inspección minuciosa, encontramos una fina capa de pequeños pelos blancos que cubre los tallos. A medida que la planta madura, los bordes verticales desde la base hasta la parte superior se vuelven más pronunciados.

El tallo está dividido por sus nodos en secciones llamadas internodos. Los nodos son los puntos en los que las hojas y más tarde las ramas, brotan del tallo.

Papel que desempeña en el ciclo de vida de las plantas de cannabis:

¡Sin duda, los tallos y ramas sanos son fundamentales para los cogollos sanos! No solo transportan los elementos esenciales de la vida vegetal a las hojas y las flores, sino que son el esqueleto alrededor del cual se formarán los brotes o cogollos. El tallo de una planta de cannabis es una vía para el agua, los nutrientes y los minerales que provienen de las raíces en una dirección, y los almidones y azúcares recién producidos que no se convierten inmediatamente en materia vegetal nueva vuelven a las raíces en la otra dirección.

De la misma manera que el músculo humano se forma y aumenta cuando las fibras musculares se desgarran y luego vuelven a cicatrizar, los tallos y ramas de cannabis se vuelven más gruesos y fuertes a través de la producción de celulosa cuando las plantas se mueven por la circulación de aire. Por ese motivo, resulta esencial proporcionar suficiente flujo de aire a los cultivos de interior; los ventiladores para la ventilación no suelen ser suficientes para conseguirlo, por lo que hay que poner ventiladores extra que creen una brisa artificial. Si las plantas se mueven visiblemente, es una buena indicación de que se está produciendo suficiente celulosa.

En algunas variedades cultivadas para rendimientos extra grandes, como Big Bud, los tallos a veces no pueden soportar el peso de los cogollos incluso con suficiente movimiento de aire. El uso de estacas o hilos de plástico suele ser suficiente para proporcionar suficiente ayuda adicional a los tallos.

Sin embargo, a veces hay una buena razón para romper (parcialmente) las ramas a propósito. La técnica conocida como ‘supercropping‘ consiste en doblar la parte superior de las ramas en un ángulo de 90 grados hacia la parte inferior. Esto crea una cantidad controlada y moderada de estrés, que hace que la planta produzca más ramas y colas.

Si se cultiva cáñamo industrial, los tallos son una de las principales cosechas, muy valorados por su fibra, la más larga y más fuerte del reino vegetal. Las plantas cultivadas para este propósito pueden alcanzar fácilmente los cuatro metros de altura, gracias a sus excepcionales tallos.

Los tallos de las plantas de la parte psicoactiva de la familia se pueden utilizar para preparar té suave para el alivio de dolores de cabeza y náuseas. Aunque, hasta donde sabemos, no se han realizado análisis a gran escala de los tallos por su contenido de cannabinoides, se han realizado algunos análisis de tallos. Dichos análisis ha puesto de manifiesto la presencia de algo de THCA, cantidades insignificantes de CBN y CBD, y cantidades sorprendentemente variadas de THC: de las tres muestras analizadas de un gramo, dos casi no tenían nada, pero una contenía más de 80mg de THC.

Hojas

Aspecto:

No hay duda de que las hojas son la parte más icónica de la planta de cannabis, reconocidas casi universalmente y que adornan de todo, desde camisetas hasta teteras. En sus etapas iniciales, tienen solo un ‘foliolo’ o ‘dedo’, como se les conoce más comúnmente. Este número aumenta con la edad de la planta y la cantidad de hojas, hasta llegar a nueve, aunque pueden llegar a ser de quince. Estas hojas se conocen como hojas de alimentación, ya que su función es alimentar a la planta absorbiendo tanta luz como sea posible.

Las pequeñas hojas que sobresalen de los propios cogollos en las últimas etapas de la floración se conocen como las hojas de azúcar. Esto se debe a su frecuente recubrimiento de tricomas, dando a las hojas un aspecto brillante como si estuvieran recubiertas de azúcar.

Más que cualquier otra parte de la planta de cannabis, el aspecto de las hojas y de las flores varía dependiendo de la variedad, y de a qué parte de la familia del cannabis pertenece la planta. Todas, indica, sativa y ruderalis pueden identificarse con un poco de práctica por las características de sus hojas.

Papel que desempeña en el ciclo de vida de las plantas de cannabis:

El aspecto de las hojas de cannabis también puede darnos indicaciones muy importantes de la salud general de la planta: de lo que le podría faltar, y de lo que se le podría estar dando demasiado, en lo que respecta a los nutrientes, minerales, agua, calor y luz.

Sin embargo, el propósito principal de las hojas es actuar como pequeñas fábricas verdes de fotosíntesis que convierten el agua, que llega a las hojas desde las raíces, y la luz, absorbida por los cloroplastos en la hoja, en energía química. Esta energía luego se combina con el dióxido de carbono, que penetra en las hojas a través de los estomas (los pequeños agujeros que hay en la parte de abajo de la hoja) para producir azúcares, que estimulan el crecimiento de la planta.

Este artículo, uno de los más consultados, se ocupa de las hojas de cannabis en detalle.

Antaño, las hojas se consideraban bastante inútiles a menos que estuvieran unidas a la planta y la ayudaran a crecer. Ahora, sabemos bastante más, ya que los beneficios de los zumos e incluso de la cocina con hojas de cannabis son cada vez más conocidos. Las hojas de azúcar se pueden fumar o se pueden usar para hacer comestibles psicoactivos.

Las hojas grandes exteriores no tienen suficientes tricomas para que valga la pena fumarlas, ¡y todo lo que harían sería producirte un dolor de cabeza! Sin embargo, tenemos sugerencias para hacer otras cosas con ellas. Muchas se mencionan en el artículo del link de arriba, y este video analiza los beneficios para la salud del zumo de s de cannabis.

Cogollos

Aspecto:

Probablemente la parte más contemplada de la planta de cannabis, las flores o los cogollos, puede presentar tantas variaciones como las rosas, los tulipanes o cualquier otra flor criada para tener unas características específicas. También son la parte de la planta que muestra su sexo. A pesar de varios mitos urbanos que dicen lo contrario, la única forma de saber si una planta de cannabis es macho o hembra es esperar el comienzo de la fase de floración y examinar los internodos.

Este es el punto donde las flores en desarrollo podrían producir la reveladora forma de V de los pelos blancos que la mayoría de los cultivadores esperan ver, e indican que la planta es femenina. Si esos pelillos no aparecen, las flores que brotan serán masculinas y con el tiempo producirán unas bolas (un rasgo que hace que sea realmente fácil recordar cómo diferenciar a los machos de las hembras).

A medida que los cogollos se vuelven más espesos y crecen, se agrupan cada vez más densamente alrededor de los tallos para crear las formas clásicas de vela conocidas como colas. Al observar los cogollos de cerca, especialmente con una lupa, se revelan los tricomas. Es en estas diminutas glándulas en forma de champiñón donde se encuentran los cannabinoides y además son responsables del aspecto brillante de los cogollos.

Los colores de estas flores preciadas pueden abarcar casi todo el espectro de colores, desde casi blanco hasta casi negro, con los tonos más comunes entre los verdes, naranjas, rojos y morados.

Papel que desempeña en el ciclo de vida de las plantas de cannabis:

Las flores son los órganos reproductivos de la planta. El cannabis es dioico, lo que significa que las plantas son masculinas o femeninas, aunque también pueden ser hermafroditas en determinadas circunstancias. Una vez que están maduras, las bolas producidas por las flores masculinas se abren y liberan polen que es transportado por el viento (o con un pincel limpio, si eres un criador) a las flores femeninas. Una vez que alcanza los estigmas – los dos pelos que salen del pistilo, la parte más pequeña de la estructura de la flor – llega a las células de los óvulos y comienza a formarse una semilla.

Si tienes preguntas sobre los usos de las flores de cannabis, ¡estás en el sitio correcto! Hay demasiados para enumerarlos aquí, así que, en su lugar, simplemente elige entre nuestras categorías del blog y mira lo que te resulte más interesante. Nuestros artículos están organizados por temas en medicinal, cultural, consumo, cultivo, legal y política, opinión, y Noticias de Sensi Seeds.

¿Puedes nombrar y explicar fácilmente todas las partes de la planta de cannabis y lo que hacen? ¿O sigues sin conocer la diferencia entre pistilo e internodo? ¡Con nuestra guía para principiantes sobre la anatomía del cannabis, no tendrás problemas para distinguir la punta de la raíz de la cola!